my vector image Layer 1

RONQUIDOS

Introducción

Los ronquidos son el molesto sonido que se produce cuando el aire pasa por los tejidos blandos y relajados de la garganta y hace que estos vibren mientras dormimos. Casi todas las personas roncan de vez en cuando, pero para algunas personas esto puede ser un problema crónico e indicar una enfermedad grave.

Los cambios en el estilo de vida, como bajar de peso, evitar el consumo de alcohol antes de acostarte o dormir de costado, pueden ayudarte a dejar de roncar. Además, existen dispositivos médicos y cirugías disponibles que pueden reducir los ronquidos perturbadores. 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS HABITUALES DEL RONQUIDO ?

Además del desagradable sonido que producen, a veces, roncar se asocia a un trastorno del sueño llamado Síndrome de apneas e hipopneas obstructivas del sueño (SAOS). Esto ocurre cuando se producen pausas de la respiración completas (apneas) o parciales (hipopneas). No todas las personas que roncan tienen lo tienen, pero si el ronquido está acompañado de algunos de los siguientes síntomas, puede ser una indicación de que es preciso consultar con un médico para una evaluación adicional:

■ Pausas de respiración presenciadas durante el sueño
■ Somnolencia excesiva durante el día
■ Dificultad para concentrarse
■ Dolores de cabeza por la mañana
■ Dolor de garganta al despertar
■ Sueño intranquilo
■ Jadeo o ahogo por la noche
■ Presión arterial alta
■ Dolor en el pecho por la noche
■ En los niños, período de concentración reducido, problemas de comportamiento o bajo rendimiento en la escuela

Cuando las pausas respiratorias ocurren en un número significativo de veces por hora, pueden generar interrupciones en tu ciclo normal de sueño y por lo tanto alterar el descanso. Además se generan cambios químicos y metabólicos en el cuerpo, que nos aumentan el riesgo de presentar eventos cardiovasculares como infartos, neurovasculares como ACV, metabólicos como diabetes y obesidad, accidentes de tránsito, muerte súbita, entre otros.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL RONQUIDO ?


Los ronquidos pueden deberse a una variedad de factores, principalmente los que tienen que ver con la anatomía de la vía aérea superior. El peso también puede ser un factor determinante; así como el consumo de alcohol o de algunos medicamentos que producen una exagerada relajación de los músculos de la garganta, paladar y lengua, que pueden bloquear parcial o totalmente las vías respiratorias y vibrar. Cuanto más se estrechan las vías respiratorias, más fuerza genera el flujo de aire. Esto aumenta la vibración del tejido, lo que produce un ronquido más ruidoso.

Los siguientes factores pueden afectar las vías respiratorias y causarlos:

■ La anatomía de la boca. Tener un paladar blando bajo y grueso puede estrechar las vías respiratorias. De la misma manera, si la parte de tejido triangular que cuelga del paladar blando (úvula) está alargada, o bien si la lengua es demasiado grande para el espacio que le ofrece la boca.

■ Consumo de alcohol. Los ronquidos también pueden producirse por beber demasiado alcohol antes de dormir. El alcohol relaja los músculos de la garganta.

■ Peso: Es posible que las personas con sobrepeso u obesidad tengan tejidos adicionales en la parte posterior de la garganta que puedan estrechar las vías respiratorias.

■ Problemas nasales. Es posible que la congestión nasal crónica o la torcedura de la separación entre las fosas nasales (tabique nasal desviado) contribuyan a los ronquidos.

■ Privación del sueño. Es posible que acostarse no dormir lo suficiente provoque una mayor relajación de la garganta.

■ Posición al dormir. Por lo general, los ronquidos son más frecuentes y fuertes al dormir boca arriba debido a que el efecto de la gravedad sobre la garganta estrecha las vías respiratorias.

El estudio y tratamiento de dicha patología depende de un grupo multidisciplinario de profesionales que incluyen neurólogos, neumonólogos, otorrinolaringólogos, odontólogos, nutricionistas, cardiólogos, entre otros.

Es destacable el gran desarrollo que ha tenido, en los últimos años, el diagnóstico y tratamiento de esta patología por parte de los diferentes profesionales de la salud. Los cambios en el estilo de vida, como bajar de peso, evitar el consumo de alcohol antes de acostarte o dormir de costado, pueden ayudarte a dejar de roncar.

Las nuevas opciones terapéuticas, como los dispositivos de aplicación intraoral o las múltiples técnicas quirúrgicas desarrolladas en la última década, ponen al otorrinolaringólogo en un rol protagónico para la solución de esta problemática en algunos pacientes bien seleccionados.

FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo que pueden contribuir a los ronquidos incluyen los siguientes:

■ Ser hombre. Los hombres tienen más probabilidades de roncar o tener apnea del sueño que las mujeres.

■ Tener sobrepeso. Las personas con sobrepeso u obesas tienen más probabilidades de roncar o tener apnea obstructiva del sueño.

■ Tener una vía aérea estrecha. Algunas personas pueden tener un paladar largo y suave, o amígdalas o adenoides grandes o, que pueden estrechar la vía aérea y causar ronquidos.

■ Alcohol. El alcohol relaja los músculos de la garganta y aumenta el riesgo de roncar.

■ Tener problemas nasales. Si tienes una anomalía estructural en las vías respiratorias, como un tabique desviado, o congestión crónica de la nariz, el riesgo de roncar es mayor.

■ Tener antecedentes familiares de ronquidos o apnea obstructiva del sueño. La predisposición genética es un factor de riesgo potencial para la AOS. 

Turnos

En ISON, los especialistas profesionales podrán realizar un diagnóstico y tratamiento integral, que mejor se adecúe al diagnóstico del paciente.